Compromiso, Funciones y Proyección

Declaración del Proyecto Cultural Sur Vancouver sobre el Agua y el Medio Ambiente

Con el objetivo de promover y contribuir al desarrollo de medidas favorables al progreso de la humanidad, en armonía con la madre naturaleza, llamamos la atención de toda la sociedad, de la conciencia humana, en defensa del medio ambiente y el derecho inalienable al agua.

En consideración de que no alcanzaremos el bienestar común y el desarrollo sustentable, sin cambiar la manera de relacionarnos entre nosotros y con la naturaleza, declaramos lo siguiente:

Punto 1:

Armonía con nuestra madre Tierra.


En la inteligencia de que el planeta Tierra pertenece a todos los seres que lo habitan, entre ellos los seres humanos, trabajemos por el desarrollo de una sociedad cuyo centro y motor sea el bienestar común en armonía con la naturaleza. Para ello es necesario preservar los recursos naturales, los cuales hasta ahora han sido explotados, contaminados y privatizados, en favor de las grandes corporaciones y en desmedro del ecosistema natural.

Punto 2:

El agua no es un bien de consumo.


La economía debe estar condicionada a las necesidades humanas. Por este principio rechazamos rotundamente la privatización del agua. Pedimos a todas las organizaciones de derechos humanos y de defensa del medio ambiente, que se pronuncien en favor de la vida, para que el agua, elemento fundamental para la vida, no sea considerado un bien de consumo.

Punto 3:

Recursos hidráulicos libres de contaminación.


El agua es un derecho humano y por tanto debería estar a disposición de todos en forma gratuita. Millones de personas, en su mayoría niños, mueren cada año debido a causas que están directamente relacionadas con la carencia de acceso al agua limpia. Por ser un derecho, el agua debe preservar su pureza, para ello es imprescindible que se tomen medidas de protección de los recursos hidráulicos.

Punto 4:

Responsabilidad de todos.


Asegurar la protección del medio ambiente y el buen uso del recurso agua, es responsabilidad de todos. No basta una actitud de protección, hay que contar con leyes que sancionen la contaminación y, sobre todo, invertir recursos para revertir los daños al medio ambiente.

Punto 5:

Leyes que protejan nuestros recursos naturales y prohiban su privatización.


Han transitado por este globo terrestre miles de gobernantes de los cuales hasta hoy muy pocos se han interesado en conservar y proteger el medio ambiente. Somos poetas y artistas de todas las disciplinas que soñamos con un mundo mejor. Exigimos que todos los países, todos los gobiernos piensen en la vida, en el planeta, y se fijen una meta. La preservación de los bienes naturales para el beneficio de todos, debe estar regida por leyes que no permitan la contaminación del agua, que sancionen duramente a quienes las contaminan, y que prohiban su privatización.

Punto 6:

Participación de todos para disminuir el impacto del cambio climático.


Los daños al medio ambiente están a la vista, hoy sufrimos las consecuencias del cambio climático. Aún hay tiempo para revertir esta lamentable situación. Se requiere una mayor conciencia del daño causado, así como una voluntad política de salvar la vida en el planeta. Si todos, pueblos y poderes nos uniéramos en el interés mayor, que es la vida, podríamos implementar dinámicas de salvamiento de la vida y compartir equitativamente los bienes del planeta.

Punto 7:

Promover el desarrollo sustentable mejorando la calidad de vida.


Desarrollo sustentable y calidad de vida, no son conceptos reñidos con la buena salud del medio ambiente. El problema de fondo es la ganancia inmediata que buscan las compañías privadas. Nadie gana si a mediano y largo plazo el resultado es un daño irrecuperable a la diversidad biológica y a los ecosistemas.

Punto 8:

Poder de decisión ambiental.


Las acciones en pro de nuestro planeta deben ser inmediatas y efectivas. La humanidad cuenta con el conocimiento científico y los recursos tecnológicos para asegurar desarrollo sustentable, se necesita crear las herramientas de participación democrática para estudiar factibilidad, autorizar, fiscalizar o prohibir (según sea el caso) la puesta en marcha de proyectos con riesgo ambiental.

Punto 9:

Unidad de los pueblos en pro de la preservación de nuestro planeta.


Se requiere la participación consciente de todos, en el nivel que corresponda. La única forma de lograrlo es la transparencia total. La unidad de los pueblos y gobiernos, porque de ellos depende parar la incursión depredadora de la tierra y de los elementos que de ella emanan para el sustento de la vida.

Punto 10:

Crear conciencia a través del arte y la cultura.


El cambio climático es hoy una seria amenaza a la vida en el planeta, pero sin duda la mayor amenaza es la forma en que nos relacionamos con el mismo, por lo tanto la prioridad hoy es apoyar ideas y desarrollar acciones que permitan la continuidad de la vida. Unidos en la diversidad, los artistas de todas las disciplinas, queremos y ser parte activa en la creación de conciencia y respuesta a las necesidades de la humanidad.

¡Basta de engañarnos con falsos discursos!

¡Basta de medidas insuficientes para la protección del medio ambiente!

¡Basta de privatizaciones del agua!


Lucy Ortiz Ortiz


Vancouver, BC

2017